CARTA A SANTIAGO SEGURA

arcos

CARTA A SANTIAGO SEGURA

Estimado Sr.:

Permítame que antes de entrar en la materia que nos ocupa deje aquí testimonio de dos cosas: la primera es que no termino de entender su arte, lo cual no quiere decir nada, simplemente que no consigo asumir sus trabajos en su plasticidad estética aunque coincido en muchas de sus denuncias. Lo segundo que quería decir es que no estoy  de acuerdo con la retirada de su obra “Presos políticos” de ARCO que la galería vende como pieza única por 80.000 euros. Yo no la compraría y disiento claramente del título: ni presos de conciencia ni políticos.

No entro a discutir –faltaría más- qué es y qué no es arte ni el valor de una obra ni mucho menos su precio. Me limito pues, don Santiago, a dudar sobre si la retirada -o no- de su pieza es un atentado contra la libertad de expresión, un ejemplo de censura o una prudente medida para “bajar la tensión” como afirmaba Margarita Robles.

Me inclino más por lo primero que por lo segundo; creo, como usted mismo ha dicho, que “todo esto daña seriamente la imagen de la feria y del propio estado español”. Pero reconozca señor Sierra que juega usted con ventaja, que hace un poco de trampas en su alegato que le sale “muy Sierra”, como siempre, como cuando le agredieron en una exposición en Alemania o como cuando rechazó el premio Nacional de Artes Plásticas alegando que “el Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. ¡Salud y Libertad!”.

Pero le decía que hace un poco de trampas porque no pone nombre a “sus” presos políticos y porque omite deliberadamente una palabra en los textos que acompañan a los retratos y que resulta fundamental. Dice usted una y otra vez: “se les ha condenado a prisión incondicional y sin fianza” pero no dice que la tal prisión es “provisional”, matiz harto importante hasta que no haya sentencia firme.

Y en el relato que acompaña las fotos, dice usted entre otras cosas que se trata de: “personas encarceladas por tratar de hacer públicas y efectivas sus ideas sin ningún tipo de violencia” Y ahí mete usted de todo desde los anarquistas que pusieron una bomba en El Pilar de Zaragoza a los agresores de Alsasua pasando por ex etarras responsables de mucha sangre derramada.

Hombre, señor Sierra, “sin ningún tipo de violencia” parece algo exagerado. Pero usted es así y ARCO le conoce porque ha estado muchas veces presente.

Yo, de ser ellos, no hubiera descolgado su pieza; pero yo, de ser usted, hubiera meditado un poco el alegato mitinero.

Andrés Aberasturi ( 20Minutos )