Chulos del sátrapa

12191973_837000009732655_6864303091224454779_n

Es motivo de profundo abatimiento convivir con la evidencia de ser el chulo violento en asuntos de prostitución. En el caso a tratar, de prostitución política. El chulo conocía a la perfección la manera de llevar el negocio del prostíbulo de su jefe supremo, que no es una «madame», sino un sujeto como un armario que paga muy bien y no permite deslealtades.

La violencia, en este caso, es física, política y anímica. Pero resulta muy complicado dejar de percibir los millones de euros que mantienen a la sucursal española de la casa de putas, que así se les ha llamado siempre sin ánimo de ofender, con el lenguaje abierto de la calle.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*