EL CÓDIGO PENAL COMO MEDICINA

fueca

EL CÓDIGO PENAL COMO MEDICINA

Pues ha resultado que el Código Penal también sirve para «hacer política». No como amenaza ni como coacción ni como herramienta de represión democrática, porque es una ley como tantas otras, tan legítima como todas las que aprueba el Parlamento. Sirve para «hacer política» como medicina recurrente para el enfermo de delirios de unilateralidad golpista.

La exigencia del cumplimiento de la ley es «política» sin más. No es ninguna advertencia retórica, sino la base del más elemental sentido de la convivencia en democracia. «Hacer política» –ese eufemismo que se repite obsesivamente para justificar los abusos del independentismo o como sustituto de la ley que a todos nos vincula- nunca puede consistir en vulnerar la legalidad.

Puigdemont y Junqueras son los únicos que quedan sin vacunar, mientras su engaño masivo a los catalanes yace con rigor cadavérico. ¿Otra dosis de medicina? Las necesarias, por favor. Para «hacer política», claro.

Manuel Marín ( ABC )

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*