COMENTARIOS REPUGNANTES

cervantesb

COMENTARIOS REPUGNANTES

Los demócratas españoles tienen el deber de impedir que no se cumpla aquella maldición de Quevedo según la cual en tanto en Cataluña quede un solo catalán, tendremos enemigos y guerras. Pero hay que saber con quién nos estamos jugando el tipo.

Los análisis oportunistas llevan 40 años culpando a la derecha y al inexistente nacionalismo español de la crisis de Cataluña. Quizás ahora, algunos de los dogmáticos que concluyen que la derecha ha hecho cosas execrables, aceptarán que, en la cuestión nacional, derecha e izquierda estaban apoyando, por ignorancia o por vileza, la ascensión y el despliegue de un nacionalismo situado en la extrema derecha de Europa, un supremacismo similar al que expulsó de su territorio a la población que no era de su tribu o de sus creencias. A ver si ahora despiertan, como ha despertado el Partido Socialista Europeo que lamenta el nombramiento de Quim Torra: “Los comentarios racistas de Torra son completamente repugnantes y crean serias dudas sobre su adecuación al puesto”.

Otra vez, como siempre, el despedazamiento nacional; Europa, por ahora, mantiene su apoyo al Gobierno de España. La UE ha rechazado los comentario racistas del nuevo president y Jean-Claude Juncker defiende la postura del Estado español. Su portavoz, Margaritis Schinas, ha dicho que no han cambiado su posición de defensa de la unidad de España. “No voy a dignificarlo con un comentario”, declaró al ser preguntado por las injurias de Torra contra los españoles. Pero que nadie espere que Europa nos saque de la crisis de Estado ni que los separatistas dejen de ser la viruela de la Monarquía.

Los secesionistas han olvidado su tradicional opción pactista y burguesa para proclamar la independencia. Algunos diarios de prestigio alertan sobre el peligro que afronta la democracia española. La rebelión de Cataluña sigue sin contar con un apoyo mayoritario, pero asistimos a un proceso degenerativo en el que la desinformación lo inunda todo desde un poder instintivo que apela a su Historia después de inventarla. “Cada época -escribe Ortega– se camufla según el matiz de los tiempos, como los grandes ríos toman el color del cielo o de las nubes que sobre ellos pasan a la deriva”.

Los nacionalistas con sed de poder incurren en la ilegalidad y la deshonestidad más flagrantes, convencidos de estar en algo más grande que ellos mismos, con la certeza de que todo esta permitido por su bandera de conveniencia. Tenemos el 99,6% de los genes idénticos a los del chimpancé y su mismo instinto para marcar el territorio. Ese instinto gobierna a los nacionalistas igual que a los gatos.

El Mundo