Como ” matar ” a Pedro Sánchez

pedrito1

Como ” matar ” a Pedro Sánchez.

Desde la noche de las elecciones no existe más debate en el PSOE que el que se establece entre los que quieren acabar con Sánchez y los que arriman argumentos para consolidarlo.

Fue en una venta de León. Al lado de una gasolinera. Un restaurante de carretera, a la entrada de un pueblo, La Bañeza. Unas alubias estofadas, chorizo picante ahumado, un festival de cecina y, en la mesa de al lado, Pepe Blanco, el eterno Pepe Blanco, martirio de herejes durante todo el zapaterismo, el ‘número dos’ más estable y eficaz del PSOE desde los tiempos de Alfonso Guerra. La cosa fue entrar y toparse con Pepe Blanco, en una venta, junto a una gasolinera.

¿Pepe Blanco en una gasolinera? Sí, pero en la mesa no estaban más que Pepe Blanco y su familia, de tránsito hacia Galicia por las navidades; allí estaba el tipo, afable, amable, solo conservaba la sonrisa de pícaro gallego de aquella otra época de las gasolineras en las que se citaba con empresarios que le pedían favores. El poder después del poder, que conserva el halo, pero solo eso. Más cerca del morbo por el encuentro inesperado que cualquier otra sensación.

En esas, lo que, sorprendentemente, sostenía Pepe Blanco, aquel día junto a la gasolinera, en el restaurante de alubias estofas y cecina, es que la única salida viable para el PSOE eran unas nuevas elecciones. A su juicio, cualquiera de las otras dos alternativas, Rajoy o Podemos, suponía una trampa letal para los socialistas, mientras que en unas nuevas elecciones el electorado volvería a confiar en el esquema clásico del bipartidismo, los votos repartidos entre el PSOE y el PP.

España es un país de enredos buscados, como zancadillas de uno mismo. Y en la coyuntura histórica en que nos encontramos, la degeneración habitual ha decidido enmarañar al único partido centenario en un debate de coyuntura, de inmediatez, en el que no figura la palabra España. El tránsito de la investidura presidencial ha devenido en un trasunto de congreso federal del PSOE en el que todo se juega a una cabeza, la de Pedro Sánchez acosado por los suyos.

Javier Caraballo ( El Confidencial )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*