Con solo 90 Escaños

demonios

Con solo 90 escaños…y ahora ponte a legislar si tienes bemoles.

Aposté la semana pasada por elecciones así que asomara el mes de mayo. No me retracto. Ni creía entonces ni creo ahora que vaya a ser un escenario apocalíptico. Los hay peores. Por ejemplo: una reedición de la «geometría variable» que puso en práctica Rodríguez Zapatero.

El inolvidable presidente socialista pudo ejercer su trabajo gracias a los pactos que iba urdiendo, día a día, ley a ley, con un ramillete de socios a los que había que ir concediendo parabienes, ora una transferencia, ora una concesión. Así pudo ir, proyecto a proyecto, de una legislatura a otra. Gobernaba en minoría, pero siempre podía elegir novio.

Sánchez sueña también con esa geometría variable, pero tiene un abrupto e insoluble inconveniente: dispone de solo 90 escaños. Olviden otras componendas pactistas: con 90 escaños es muy difícil gobernar, por no decir imposible. Un gobierno de Sánchez, participado o no por su socio principal –los «turistas del ideal» de Podemos, los visitantes de Chávez y Maduro–, debería afrontar demasiados contratiempos, a saber: un Senado con mayoría absoluta contraria a todos tus tejemanejes y una mesa del Congreso no controlada por ti. Y unos hipotéticos socios variables con exigencias maximalistas.

Y ahora ponte a legislar si tienes bemoles. Tus amigos van a exigir agenda social, lo que implica automáticamente aumento del gasto público, y a ti te va a decir Bruselas no solo que no te apartes de los objetivos de déficit, sino que reformes lo que tengas que reformar para rebajarlo. Tú querrás compaginarlo todo… pero no podrás porque solo tienes 90 escaños.

Carlos Herrera ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*