CORRUPCIÓN MÓRBIDA

calvoñ

CORRUPCIÓN MÓRBIDA

Carmen Calvo, ministra de Cultura de Zapatero, afirmó en el Senado que «el dinero público no es de nadie» y, conocidos sus desbarres, nadie se llamó a escándalo. Era desopilante, presumía haber sido cocinera antes que «fraila», confundía los anglicismos con el anglicanismo, atribuía a Da Vinci sentencias de Víctor Hugo, pedía que la UNESCO legislara para todos los planetas y animaba a las españolas a ser «caballeras» y «quijotas».

Puede que fuera una provocadora u otra abducida por la ideología de género, fracción de terrorismo filológica y asesinato del epiceno. No fue corrupta y su desliz sobre el erario apunta subliminalmente a un entendimiento mórbido de los pocos que ven en la política un escabel. No se trata solo de dinero; el afrodisíaco de quien nunca abre una puerta porque se la abren…

Martín Prieto ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*