«Cual la materia, el tertulianés no se crea ni se destruye, sino que se transforma»

gatitoko

«Cual la materia, el tertulianés no se crea ni se destruye, sino que se transforma»

No es que el tertulianés haya logrado cotas tan excelsas de expresión que merezca 26 puntos de calificación por el Sistema Métrico Jabugo, donde saben que los buenos serranos ibéricos de bellota son llamados «jamones de 5 jotas». No van por ahí los tiros, por las 26 jotas, ni aragonesas ni navarras. Van por las modas y tendencias del lenguaje de los tertulianos de cara a la repetición de la jugada de las elecciones.

-No, de cara, de lo que se dice cara, los tertulianos le echan toda la cara del mundo a ese arte que tienen de ponerse habla que te habla sin decir absolutamente nada.

Cual la materia, el tertulianés no se crea ni se destruye, sino que se transforma. Y he observado que con todo este lío del montepío electoral sus modas han cambiado bastante. Ya ninguno dice lo de «con la que está cayendo». Y mira que han caído cosas. Y más que van a caer. De momento se ha caído el sistema, con la irrupción de los emergentes y la momificación de los sumergidos. Repetimos elecciones porque se ha caído el sistema. Como cuando llegamos al Banco a pagar un recibo y nos dicen:
-Tiene usted que esperar, porque se ha caído el sistema y estamos reiniciándolo

En todos sitios se cae el sistema: en la botica no te pueden dar la medicina del Seguro porque se ha caído el sistema; la agencia de viajes no te puede vender el billete del Ave porque se ha caído el sistema. ¡Qué torpe de piernas es el sistema, joé, que siempre se está cayendo! Aunque gracias a Dios no se rompe ningún hueso. Y eso es lo que les ha pasado a los tertulianos. Se ha caído el sistema, el sistema político, el sistema electoral, y a los tertulianos les ha cogido fuera de juego, a contraestilo. Gran parte de su repertorio de frases tópicas no significantes y de significadas voces multiusos se les ha quedado obsoleto.

Por eso han inventado la palabra más de moda en tertulianés: postureo. Para ellos, todo es postureo en la política patria. ¿Qué significa postureo, que te veo? Pues embuste, mentira, ficción, dictadura de las apariencias. Lo de ellos: su postureo de aparentar que se lo saben todo de política, cuando conocen lo mismo que menda lerenda: ni papa, porque no tengo ni idea. «Ni Dios lo permita», que contestó Lola Flores cuando le preguntaron si hablaba inglés.

Junto al postureo, hay otras palabras de las que han tirado a la desesperada como rueda de repuesto. Hay una que es una preciosidad: calendarizar. Ah, y del lenguaje del fútbol han tomado prestado un timito: «Desde el minuto 1», también nuevo en esta plaza radiofónica y televisiva. Junto al ya clásico «visibilizar» y al no menos útil «focalizar». O a «poner en valor». Así como «transversal», que está de última. Ah, y «el escenario», que no tiene nada que ver ni con el Teatro Español ni con el Teatro de la Comedia (menuda comedia esta tragedia patria). Los tertulianos se han visto forzados a renovar completamente su repertorio tras el fracaso de los pactos posibles o imposibles que tanto juego les han dado. Casi tanto como aquellos duros antiguos que tanto en Cádiz dieron que hablar o estos 600 kilos de monedas romanas halladas modernamente en Mairena del Aljarafe que tanto en Sevilla están dando que escribir.

Como les sé aplicados alumnos de mi Curso de Tertulianas a Distancia, con los mimbres que les acabo de dar pueden construir una perfecta frase en tertulianés para no decir ab-so-lu-ta-men-te nada cuando les pregunten su pronóstico para el 26-J. Verbigracia: «Visto lo visto y hasta donde yo sé, se ha visibilizado el postureo y se ha focalizado la imposibilidad de soluciones transversales desde el minuto 1, antes de calendarizar el problema. Hay que verbalizar que todo pasa por la puesta en valor de un nuevo escenario, y que Dios nos coja confesados».

Antonio Burgos ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*