DE GILA

guerragi

DE GILA

Gila fue un maestro del humor. Al cabo del tiempo me gustan más sus divertidos dibujos publicados en La Codorniz y en El Loro de Blanco y Negro, que sus actuaciones habladas. Además de un genio del humor, Gila fue un gran mentiroso, que sedujo a las izquierdas con auroras boreales. Se inventó que había sobrevivido a un fusilamiento que jamás se produjo.

Se erigió como defensor de los Derechos Humanos, y después de haber actuado en muchas ocasiones en la celebración franquista del 18 de Julio en el Palacio de la Granja de San Ildefonso, se autoexilió en los últimos años del régimen. Eligió un exilio raro. No se instaló en la Cuba de Castro, al que admiraba profundamente. Lo hizo en Buenos Aires, en plena dictadura militar de Videla, Massera y Galtieri. Huyó de una dictablanda que le admiraba.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*