DEMÓCRATAS

demoko

DEMÓCRATAS

Hay que quererles. A los tibios. A los de la venda en los ojos y el cerebro dopado de escrúpulos. Hablan en función de las siglas. Exhiben un centrifugado mental propio de adolescentes. Enternece cuando repudian el populismo en España pero acarician el lomo del «made in USA». Y viceversa.

Cuando niegan que el discurso de investidura de Donald Trump comparte ADN con los de Pablo Iglesias: Washington/la casta; los políticos, todos corruptos, vs. la Gente. O cuando denuncian el latrocinio de la soberanía nacional en Cataluña, o la papilla ponzoñosa de aquel psicópata en jefe que temía el día en que «en que en Lekeitio o en Zubieta se coma en hamburgueserías y se oiga música rock americana, y todo el mundo vista ropa americana, y deje de hablar su lengua para hablar inglés.

Julián Cabrera ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*