Derecho de Secesión

pabilto

Derecho de Secesión. Como Podemos nos quiere quitar el voto a todos los españoles.

La primera medida que ha puesto Podemos encima de la mesa es la de expropiarnos el voto. Robárnoslo, vamos. Como suena. Porque otra cosa no es la famosa milonga del “derecho a decidir”, de “autodeterminanción” o como quieran llamarle. En román paladino y en la practica es despojarnos a todos los españoles de nuestro voto, de nuestro derecho a decidir sobre el conjunto del territorio español. De entrada tres cachos, ampliables claro: Cataluña, País Vasco y Galicia. Sobre tales lugares, y tras asumir como propia la teoría del separatismo nacionalista más retrogrado y cavernario, la ciudadanía, el pueblo español en su conjunto nada tiene que decir ni opinar. La soberanía popular queda expropiada y ya esta. Y a ese le llaman de democracia. Por supuesto que ellos, como acaban de hacer si que pueden decidir en su parte alicuota sobre todos y todo lo demás.

Los Podemitas y en general la izquierda son maestros en el arte de la consigna, de colocar la definición, calificación y la frase sobre el contenido y el hecho, aunque no tengan nada que ver y hasta se contradigan frontalmente con la realidad. Lo hacen muy bien, particularmente cuando además lo trufan de separatismo. Los filoetarras fueron grandes maestros en ello y lograron imponer e imponer su pensamiento a través de la trampa en el lenguaje. El consignazo sustituye emocionalmente a la verdad y la razón y la batalla de la propaganda está ganada.

Ahora lo que se pretende arrancar de cuajo y violar es nada menos que el principio esencial de soberanía nacional, que al acabar con la dictadura, la devolvió al PUEBLO con este preciso y escueto enunciado “La soberanía reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. Todo el pueblo español, no a trocitos de pueblo a conveniencia, y que fue por el votado y supone la piedra angular de nuestra Constitución (art 2) . Este tramposo, mendaz y presunto “derecho a decidir” supone ciscarse en ello y en él, en la voluntad expresa del pueblo español, al que para eso, para tal latrocinio, por supuesto no ha de ser para nada consultado. O sea, nos expropian nuestros derechos constitucionales y chitón. Como mucho podemos aplaudir. La igualdad, otro concepto esencial, queda hecha añicos y pisoteada sin el más mínimo rubor

La izquierda ha mantenido en España una extraña y letal fascinación y genuflexión ante el nacionalismo. Le ha dado, a la ideología más reaccionaria de Europa, pátina y lustre de progresismo. Ha sido a la larga su perdición aunque en apariencia y de entrada les haya reportado efímeros réditos. Ha sucedido a la izquierda clásica y a todos estos “nuevos” les acabara por suceder. De entrada van a investir a Mas. Y ya están de hoz y coz en sus postulados, en la orilla del secesionismo y el separatismo. Aunque digan y hasta se crean que no. Su argumento es que otorgan primero el “Derecho de autodeterminación “ pero para luego decir que no”, lo que supone en si mismo la más soberana memez y una absoluta rendición. Se rinde el derecho propio y se asume el principio esencial y falaz de rival porque lo que se consagra es el derecho de hacerlo, el derecho de sedición. Lo demás ya es baladí pues sentado el principio la votación puede repetirse una y otra vez hasta que salga una vez que si.

Pero es que no. El derecho de autodeterminación solo existe para las colonias o territorios ocupados. Considerar como tales a estas partes de España desde hace cientos y hasta miles de años es una aberración histórica pero lo es aún peor desde el punto de vista de los derechos, de la igualdad, de los ciudadanos de un mismo estado. Porque lo que es en verdad lo de Podemos es una expropiación forzosa y a traición de un derecho que todos los españoles tenemos y que estos señores, con trampas, nos quieren robar.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*