Detrás del anuncio del bebe podemita

memesd

Detrás del anuncio del bebe podemita.

Niño aparte y títeres corales excluidos, que desde luego consiguieron el efecto de Agitprop deseado, y dejando, pues, atrás el anuncio del bebe podemita y la ristra de minimitines, que la mayoría llevaba escrito en un papelito, la primera jornada del nuevo Congreso supuso un doloroso portazo a las pretensiones de Podemos de clonarse en cuatro grupos y un éxito para Ciudadanos que se ha recuperado, tras el cierto aturdimiento por sus expectativas malogradas, un papel protagonista y posibilitador de acuerdos que además le ha reportado beneficios tangibles.

Podemos se hizo con la foto-no entro en la polémica de utilizar a un bebé como parte del atrezzo- pero fueron los otros quienes le habían madrugado las tajadas. Aunque tal vez Iglesias piensa que el plato va a ser efímero y que lo mejor es comenzar desde ya a acentuarlo en la ó, convertirlo en aquello donde más cómodo se encuentra, un plató y haber comenzado ya a rodar sus anuncios publicitarios de la nueva campaña. Pero lo de los cuatro grupos, ese fraude con el que soñaba para multiplicarse en tiempos, voces y prebendas, se le ha ido al garete, aunque quizás el PSOE quiera rebuscarles alguna fórmula aguada para contentarles.

Pero lo tienen complicado. Porque los socialistas han conseguido el éxito indudable de colocar a Pachi López en la presidencia pero están en minoría en la Mesa del Congreso. Tienen dos votos. Ciudadanos con sus 40 diputados, muñidor del acuerdo, ha conseguido igual número de puestos que Podemos, otros dos cada uno, que si se suman a los tres del PP, hacen mayoría. Y eso es algo que va a tener mucha importancia en el inmediato futuro. El PP no ha salido en absoluto mal librado. No tiene la presidencia, pero esa, con los resultados obtenidos, la sabía perdida y ha conseguido esa posición de prevalencia, aunque lo de volver a poner ahí a Celia Villalobos sea, amen de un repelente para muchos, un indicio de que creen que no vaya a durar mucho.

El pacto a tres, por más que el PSOE se empeñara en escenificar que era solo de ellos y Cs, no va más allá de este primer paso de gobierno del Congreso. Lo que viene ahora es lo decisivo y el juego, cabreos aparte comenzará de nuevo con Sánchez dispuesto a pactar no solo con Podemos y su “derecho a decidir” que es quitárnoslo a todos, sino hasta con los Tigres Tamiles de Sry Lanka sin con ello alcanzara la Moncloa. ZPedro está dispuesto a mercadear con quien sea y a tragar con lo que le echen. Con cualquiera, y lo digo sin exclusiones ni de Bildu ni de separatistas catalanes, con tal de conseguir el poder. España y su propio partido le dan igual, que le dan lo mismo.

Los únicos que Sánchez considera “intocables”, una especie de apestada casta, son justamente con quienes representan a más de 7,2 millones de españoles y han ganado las elecciones. Por eso y en ese afán de convertir al adversario en una especie de abominación no quería reconocer el acuerdo pues pretende algo ni el acuerdo ría escenificar que era sin el PP, porque el bronco Sánchez pretende algo así como la nefasta reproducción de aquel nefasto pacto del Tinell que protagonizó el PSC junto con ERC y IC al que se unió Convergencia de arrojar a las tinieblas exteriores al PP y negarle hasta la condición democrática y constitucional que sin embargo si otorga a antisistemas, enemigos declarados de la Constitución y la soberanía de todos los españoles y separatistas que ya han puesto fecha y proclaman su golpe de Estado. Pedro Sánchez y sus adláteres. Del PSOE no digo tanto. Y puede, aunque no ha de tenerse sino muy escasa esperanza, que no se lo tolere. Pero esa nueva partida es la que se empieza a jugar a partir de ahora.

Antonio Pérez Henares ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*