El beso de la muerte

dejamek

El beso de la muerte.

Ufánase un sepulcro blanqueado
Predicando el sermón de la cal viva.
Y usando del cinismo del escriba,
Disfrázase de juez el condenado.

Concluida la oración del victimado,
Asáltale impetuoso el de la giba,
Rubrica su indecencia con saliva
Y el honor a la cruz es entregado.

Propondrá a Barrabás de referente.
Será Herodes el sumo sacerdote.
¿Y el Nazareno? Ese es la serpiente.

Mañana, fariseo; y ayer, zelote.
Así es el apóstol de la gente:
Un siniestro heredero de Iscariote

Alejandro Gigirey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*