El Circo de Mas

12066050_1632854033621515_4919688444353540337_n

La declaración de Artur Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña fue, como era de esperar, un vergonzoso acto de afirmación independentista y un inaceptable desafío a la independencia de la justicia. Lo grave no es que se manifestara una multitud a las puertas de la sala, sino que lo hicieran 400 alcaldes con sus bastones de mando y el Gobierno de la Generalitat al completo. La coincidencia con el 75 aniversario del fusilamiento de Lluis Companysproporcionó el barniz mítico que Mas necesitaba para reivindicarse como candidato a la Presidencia en un proceso de reelección que se le complica por sus problemas con la justicia y por las reticencias de la CUP, el partido con la llave del próximo Govern.

Mas no es Lluis Companys, sino un presunto delincuente por desobediencia a las leyes. Presionar a los jueces, acompañándose de alcaldes y consejeros del Gobierno muestra lo desesperado que está por conservar el puesto. Su proyecto soberanista ha fracasado en las urnas, y no quiere acabar como Ibarretxe, protagonizando un capítulo de la serie ¿Qué fue de…? – V. Gago

Actuall-el brief

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*