El día siguiente

lectura4

El día siguiente

Las declaraciones de los distintos contendientes en la presente campaña electoral no presagian nada bueno. Unas terceras elecciones serían un fracaso estrepitoso y lo sufriría sobre todo la economía, su economía. Lo cierto es que esto se habría podido evitar si Pedro Sánchez no hubiese pronunciado 17 veces el “no” a Rajoy. Nos habríamos ahorrado muchos problemas, además de esta vuelta a las urnas, y Sánchez habría entrado en la política de verdad por la puerta grande.

Por la puerta del consenso, de la concordia, del futuro y de una vicepresidencia que le habría dado una mejor perspectiva que la que parece que se le augura para la noche del próximo domingo. Pensar lo que pudo ser y no fue es la empresa más estéril del ser humano. No perdamos más tiempo con ese lamento.

Aprovechemos la lección y tratemos de sacar a España del atolladero de la ingobernabilidad, partiendo del respeto a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía. Es decir, que el debate tras el 26-J debe abordarse con inteligencia, serenidad y sentido del bien común y de la historia. No desde el Iluminismo oportunista.

El Astrolabio ABC

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*