El Gobierno de la Señorita Pepis

puli

El Gobierno de la Señorita Pepis.

El “Presunto Presidente” Pedro Sánchez lleva ya más de medio mes de posado continuo y en tan engolado “figureo”, su mayordomo Luena pide para él tratamiento de “Mandatado por el Rey para Formar Gobierno” a modo de título nobiliario, que ya solo le queda una “exclusiva” en “¡Hola!” con señora y en portada. Lo de cerrar pactos, lograr los votos y llegar a Moncloa ya parece cosa más complicada y lo que asoma que va a alumbrar, eso si con mucho artificio, es una especie de proyecto de Gobierno de la señorita Pepis, como de casita de muñecas, y con un pacto de legislatura muy de atrezzo pues no esta nada claro que siquiera comience de verdad el primer acto sino que se suspenda la función porque los candidatos, empezando por el apolíneo Sánchez, sean rechazados en el casting. Y si me sale mucho la metáfora escénica es porque esto tiene cada vez más pinta de teatro y de “postureo” de pasarela electoral en modo alfombra Goya.

Sánchez le dijo al Rey que él sabía soplar y sorber al mismo tiempo. Pero quien le ha soplado ha sido Iglesias a él y quien le ha quedado para sorber es Rivera pero en ese puchero no hay calzo suficiente para llenar una taza de Gobierno. Los pactos son de intenciones y el voluntarioso guión no lo sostiene el necesario tablazón de escaños. La pretensión de que la tarima la ponga el PP resulta delirante. Y resulta que esa es la única base y escenario posibles. O sea, que el partido despreciado, y escarnecido y a quien ni se le acepta un café, es quien ha de permitir, tras negarles a ellos ya no solo el pan y la sal sino hasta la palabra, con sus votos en forma de sumisa abstención que quien ha sido autor de todos las vejaciones e insultos sea por su cara bonita investido presidente y a quien se le entrega servicialmente la llave de la Moncloa para partir uno mismo al exilio. ¡Habiendo ganado las elecciones!. El partido con más votos a quien no se deja gobernar y casi ni intentarlo es quien debe exactamente lo contrario que han hecho con el, para favorecer a quien ha quedado muy atrás suyo en votos y en escaños. Vamos que lo de “y encima poner la cama” se queda corto.

El pacto con Ciudadanos que se anunciará ya mismo y la presunta investidura del presunto presidente del no menos presunto gobierno de PSOE es tan virtual que en realidad solo busca esa virtualidad como elemento de promoción y propaganda. Algo, que eso si, puede dar ciertos réditos a quienes lo anuncian para posteriores representaciones en urnas.

Pero en lo que respecta a Podemos no cabe descartarlo por muy contraria que ahora sea la apariencia. Porque si Sánchez está ahí, es por esa desesperada ansia de poder al que nunca debió aspirar tras quedarse en 90 diputado, porque Podemos tiene casi tanto votos como él y por tanto razones para exigir lo que pide y porque parece que en Ferraz aún no se han enterado de que el objetivo esencial de Podemos es derruir el PSOE y quedarse hasta con sus escombros.

Antonio Pérez Henares  ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*