El grosero tucumano

pisak

«Podemos», con el beneplácito de Ada Colau, ha infiltrado en el Ayuntamiento de Barcelona a un montonero tucumano que se ha permitido el lujo y el placer de vejar y humillar a la Bandera de España desde el balcón principal de la sede municipal barcelonesa. Las Fiestas de la Merced, celebradas con jolgorio en la Plaza de San Jaime, que alberga al Ayuntamiento y al Palacio de la Generalidad.

En España, dada la tibieza, la dejadez, la debilidad y el desmoronamiento moral de su Gobierno, la ilegalidad ha triunfado sobre las leyes. Se exhibe desde el balcón del Ayuntamiento barcelonés una Señera estrellada, que es una bandera no oficial además de partidista, y se forcejea para impedir que el portavoz del PP en el Ayuntamiento barcelonés intente mostrar la Bandera de España.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*