El mito del ” interés general “

socratesk

La única salida a tales aponías consiste en la humilde consideración de que el bien común es una utopía, resulta inalcanzable. Ni siquiera cabe disimularlo con las etiquetas de interés general o interés público. Lo que los poderes públicos pueden promover es que no exista un desequilibrio llamativo entre la satisfacción de las demandas de unos grupos u otros.

Nos podríamos plantear, por ejemplo, por qué los vascos y navarros contribuyen con menos impuestos que los demás españoles. O por qué el IVA que pagan los empresarios de espectáculos va a ser menos gravoso que el que pagan los cosecheros de aceite. O por qué se subvenciona la venta de automóviles y no la de ordenadores. O por qué ciertos ayuntamientos pueden colgar la bandera de los homosexuales y no la de los que se oponen a los abortos. O por qué se ha de ayudar con dinero público a los productores de carbón y no a los de azafrán. Las antinomias pueden ser infinitas.

http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/el-mito-del-interes-general-76566/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*