El mundo al revés

gracialo

El mundo al revés.

Es irregular que un gobierno pague el alquiler del local de una asociación, colectivo o cualquier tipo de entidad, si no cumplen una serie de requisitos lógicos. Y estos son tales como estar constituidos jurídicamente, esto es, existir ante la sociedad, constancia de su objeto, –deportivo, cultural, vecinal, educativo o del ámbito que sea–, acudir a una convocatoria pública de subvenciones o ser fiscalizado en los gastos e ingresos que tenga.

Por tanto, el pago del alquiler a los okupas del barrio de Gràcia de Barcelona es cuestionable no sólo jurídicamente sino también desde el punto de vista de las reglas del juego de la participación ciudadana y el resto de movimiento asociativo en un sistema democrático en el que la ley debe ser garante de igualdad de derechos.

 Tomás Gómez ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*