El nacionalismo es una melancolía

lacup

El nacionalismo es una melancolía

Es difícil de comprender que un partido independentista apele a la obediencia, al rigor y a la seguridad jurídica.

El movimiento de las olas es comprensible que cree una cierta estupefacción, como un avión cuando se eleva. Pero es difícil de comprender, sin recurrir al cinismo, que un partido independentista como al que Quico Homs pertenece, apele a la obediencia, al rigor y a la seguridad jurídica. El nacionalismo es una melancolía.

Convergència se debate entre el centro al que una vez representó y la locura antisistema en donde está de hecho instalada, pero en cuyo espejo se niega a sentirse reflejada. Hubo chicos de mi edad que con mucha menos dificultad salieron del armario. Y fueron felices al modo inmerecido de los dioses. ¡Qué extraña y breve fue la juventud!

En su locura insana, Quico reniega de la desobediencia de la CUP como si la independencia que él y Mas propagan no fuera un profundo acto de desobediencia, de falta de rigor, y de abandono de cualquier garantía; del mismo modo que los alegres muchachos de la CUP, en su indigencia intelectual de todos los tiempos, como si aún estuvieran en la hora del recreo y definitivamente gobernar no fuera con ellos, escriben en un tweet que la bandera francesa proyectada sobre la fachada del ayuntamiento de París no es solidaridad porque se trata de una enseña imperialista.

http://www.abc.es/espana/abci-nacionalismo-melancolia-201511170828_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*