El papa de la hija

luismaes

Doña Rita Maestre (que todavía está en capilla –o sea, donde siempre– esperando ir a juicio por su performance en tetas) acaba de hacer patente que, pese a que en líneas generales no se halle en sintonía con la doctrina de la Iglesia, hay principios morales que no sólo comparte sino que también defiende.

El mandamiento que prescribe honrar al padre (al padre y a la padra, en jerigonza posmoderna: las tablas de Ley no mancillan el género) tiene mayor enjundia de lo que muchos piensan y la piedad filial, la virtuosa pietas, es –o, por desgracia, era– uno de los pilares esenciales de la cultura de Occidente.

http://www.libertaddigital.com/opinion/tomas-cuesta/el-papa-de-la-hija-76609/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*