El pistoletazo del suicidio

polloho

El pistoletazo del suicidio.

Lo más significativo de lo que nos han querido filtrar los dos únicos protagonistas de la reunión entre PSOE y PODEMOS, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ha sido “Creo que hoy está más cerca el Gobierno de cambio y más lejos unas elecciones”. Esta frase fue pronunciada por Pedro Sánchez, incapaz de ocultar un gesto de satisfacción y convencimiento de ver al alcance de la mano, su sueño y ambición cumplirse. Esta frase da idea de que en la conversación ha habido pactos reales, sin luz ni taquígrafos, en los que Albert Rivera y CIUDADANOS serán los tontos útiles obligados a optar entre la abstención, como forma de “responsabilidad de Estado” o su apoyo activo sumándose a la “vía 161” del Frente Popular de PSOE, PODEMOS e IU, que ya cuenta con el apoyo del PNV de Urkullu. Esta traición, Pedro Sánchez la ha intentado ocultar afirmando que es “un hombre de palabra” y que “solo seré Presidente con el sí de CIUDADANOS”.

Lo que no está nada claro es si CIUDADANOS participará en esas reuniones futuras entre PSOE y PODEMOS y actuará como parte implicada sobre la negociación de un pacto basado en el que ya han suscrito PSOE y ellos. En la política cuentan mucho las formas y, desde luego, la confianza no es algo que se otorgue como un cheque en blanco. Al contrario, es precisamente la falta de esa confianza la que obliga a plasmar los acuerdos en un texto y firmarlo.Las famosas capitulaciones matrimoniales. Y, aun así, no sería la primera vez que los pactos firmados se incumplan por una o por las dos partes. Algo tan cotidiano y natural como la vida misma y la relación de pareja. Ya se sabe que los tríos son fuente de rupturas sonadas y aquí PODEMOS es el tercero en discordia.

Porque lo pactado entre PSOE y CIUDADANOS es esencialmente incompatible con lo que pretende PODEMOS. Sus “concesiones” deben ser puestas en duda ya que ha avisado que no renuncia a las esenciales. Esto es: “la presencia en el Gobierno de coalición debe ser proporcional” y aquí se refiere a los votos que se atribuye haber conseguido con sus mareas, Compromis, etc. y no a los escaños-; en segundo lugar, no renuncia al puesto de Vicepresidencia que reclama para PODEMOS; en tercer lugar, que su posición respecto al tema del derecho a decidir y las consultas no ha cambiado, o lo que es lo mismo, no renuncia a ello; y por último y más importante es que se ofrece a entrevistarse con Albert Rivera para pedirle que se abstenga o, mejor ,apoye el pacto que se alcance con el PSOE. Para nada cuenta con ellos en la fase previa negociadora de la que se ha erigido él mismo como máximo negociador.

España no puede caer en ese futuro al que nos quiere llevar la ambición de dos hombres unidos por diferentes motivaciones. Ya dije en su día que repetir las elecciones, en una inédita “segunda vuelta a la francesa”, no es una aberración ni una tragedia, como nos quieren vender los que claramente han quedado desnudados ante los ciudadanos. Solo se trata de que con este resultado los españoles somos los grandes perdedores porque el cambio que se quería no es precisamente este que nos ofrecen de hacer de España un país incómodo e incompatible con la UE emulando y superando el desastre de Grecia con Syriza. Eso no es un cambio es un suicidio colectivo.

Vicente A,C.M. ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*