EL PRESCINDIBLE

pedroybo

EL PRESCINDIBLE

A la salida de su fugaz encuentro, a reunión no llegó, con Rajoy, don No Sanchez se despachó diciendo que había sido “perfectamente prescindible”. Vamos que había ido por cumplir y sin voluntad alguna de dialogo, casi ni de hablar siquiera. Y he aquí que este martes es Sánchez el que se pone a llamar a Rajoy, pero no para negociar sino solo para figurar, para aparentar, lo de Pedro siempre es apariencia, que ha hablado mas que de algo, con él. Como coartada, vamos, para empezar a enredar. Y es que Sánchez va a otra, a la suya, haciendo que dice no con la boca pero con el gesto diciendo que otra vez lo quiere intentar.

Porque ahora el bloqueador mayor del reino, tras haber sido el “guapo” que ha impedido un posible Gobierno apoyado ya por 170 diputados y al que el PP, aunque se siga diciendo que no suma, sumó a Ciudadanos (32) y a Coalición Canaria (1), se ha lanzado a una ronda de consultas o de no se sabe bien que, pues ni encargo tiene ni del Rey ni siquiera de su propio partido que le señaló que tras su nuevo fiasco electoral su lugar y el del PSOE, salvado in extremis del asalto de Podemos, era la oposición. Pero en plan “reina madre” de no se sabe él qué y que el llama “cambio” ya tenemos de nuevo a Sánchez dándole vueltas al cerro y a la perdiz, o sea, en busca de unas nuevas sesiones de pasarela como aquellas que protagonizó a principios de año y que terminaron por hastiar al personal de lo que iba a ser la “nueva política” y acabo en fracaso total.

Sánchez está con las mismas y en lo mismo pero con menos, con bastante menos, en lo que apoyos y posibilidades se refiere. La nueva finta resulta ya tan sobada y manida que el coro empieza a ser unánime. Que deje de marear la perdiz, que ya no tiene una vuelta al cerro más, que se las dieron todas, que si con Ciudadanos que sin Podemos que sin con los separatistas. Que en realidad es un revoltijo imposible hasta para quienes casi todos los han hecho con tal de alcanzar el poder. Pero este ya se antoja un descarte, una repetición que no hay quien la compre ni se trague.
Las gentes lo que empiezan a pensar es que en efecto hay varios “perfectamente prescindibles” y de los que nos vendría de perlas poder prescindir. Y resulta que el primero que viene a la mente es el propio autor de la expresión. Porque es Pedro Sánchez quien cada vez sobra más. Y no solo en España, sino que también empieza a estorbar, y de que forma, en su partido.

Sanchez intenta con creciente desesperación que nos olvidemos de que ha habido dos elecciones. Y que ha perdido las dos. Se mete en la palabrería para huir de los hechos y las voluntades ciudadanas expresadas en votos y traducidas escaños. Y es que ya hemos votado hace muy poco y son esos resultados los que no quiere admitir. Que cierto que Rajoy no ha ganado por la suficiente mayoría pero el, Don NO, sí que ha perdido por goleada y cada vez más abultada. Por 2,5 millones de votos, por mas de un 10% y por 52 escaños. Que solo tiene ya 85 y con eso ¿Dónde va?. ¿Pero de verdad cree que puede ser presidente con menos ya no de la mitad sino ni siquiera de cuarto de cámara, porque ni a eso llega?. A la oposición no es que lo mande su Comité Federal, sino que quien envía allí son los votantes.

Quien hace dos años era un oscuro diputado, que debía esperar alguna baja de los punteros en las listas para conseguir escaño de rebote llegó a secretario general en medio de la convulsión y con apoyos ahora arrepentidos de mal menor. ¿Qué ha traido a su partido?. De inicio algo de poder regional a base de entregar a Podemos primogenituras en capitales y servirle de gran trampolín. Luego dos elecciones a cada cual peor. Al peor resultado de la historia del PSOE siguió batir su propio record negativo. A una situación de enfrentamiento y división, otra en que la tensión y la confrontación han ido a más. Eso para su partido ¿Y para España?. Pues convertirse en el tapón y en el culpable del tremendo atasco para proclamarse luego a si mismo, de manera tan esperpéntica como contumaz, como el gran desatascador.

Pero pienso que con esta ultima y, repito, estrafalaria jugarreta a la que ya casi nadie, ni sus posibles aliados, ofrecen credibilidad y aún menos quienes en su partido no coloco el mismo en Ferraz como guardia de corps, Pedro Sánchez está llegando al final de su escapada porque lo que de verdad emerge es que quien resulta el mas prescindible para el PSOE y para España es él.

PD. Ha rectificado el Gobierno y Soria ha renunciado a lo que nunca, y menos en este momento, debió optar. Esta bien hecho ahora porque estaba mal. Y me digo, ¿y ya que Soria ha dado el paso porque no lo da también Bibiana Aido a la que se colocó, y pagando, en la ONU? ¿Y por que no deja de cobrar la pastizara que cobra Magdalena Alvarez que ella, además, sí que esta imputada y pendiente de juicio por corrupción?. Igual rasero. ¿ O es que en vez de periodismo hacemos AGITPROP?.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*