EL SUBMARINO MARINO

errejonypablete

EL SUBMARINO MARINO

En la abrasadora propensión que tenemos los medios al mamoneo y la lágrima, parece natural poner el foco en los desamores de Iglesias y Errejón, pero es pura filfa. Lo de estos dos, que ahora intercambian cartas empalagosas en la prensa, va camino de una función en «Sálvame», con polígrafo incluido. Y en el mejor de los casos, aunque concluya en purga, como mandan los cánones del buen chequista, es irrelevante.

Podemos, perdida la oportunidad de rediseñar el panorama español para una década metiendo a Pedro Sánchez en La Moncloa, se perfila como una versión snob de la esclerotizada IU. Ampliada, rejuvenecida, cursi y generando titulares, pero poco más.

Alfonso Rojo ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*