El sueldo

monederok

Leopoldo López convocó y lideró una manifestación pacífica de estudiantes y ciudadanos descontentos y hartos de la dictadura bolivariana. Para que una manifestación sea pacífica es imprescindible que tanto los manifestantes reprimidos como las fuerzas opresoras no aprieten el gatillo. Pero en aquella manifestación, la Policía de Maduro y sus sicarios paramilitares y moteros dispararon contra la multitud causando la muerte a 43 personas. Para Monedero, el asesino fue el convocante, no el represor.

Un niño de doce años se encontró de golpe con la bala disparada por un matón de Maduro. Le partió la cabeza y cayó muerto ante los ojos horrorizados de sus padres. Para Monedero, los padres son los asesinos por haber llevado a su hijo a una manifestación.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*