El tiempo nuevo

11816862_961786013844878_8211473574372324035_n

Los nacionalismos tuvieron éxito con su mensaje distorsionador de la realidad. Tanto que retorcieron el lenguaje hasta envenenarlo de palabras como autodeterminación que acabaron comprando no sólo sus seguidores exaltados, sino el hombre común.

 

Ahora, por el fracaso del discurso a la contra, los ciudadanos dan por buenos ciertos principios con la aquiescencia de los partidos nacionales que en vez de rebelarse jugaron a hacer la pelota a los bárbaros.

 

Ahora, bendecidos por décadas de buenismo, nos encontramos en vísperas de un desastre en Cataluña. Pocos defendieron a España cuando tocaba. Lo mismo sucede con ese tiempo nuevo del que hablan desde el rey a los políticos de nuevo cuño, un término que supone el fin del nepotismo y la corrupción, el entierro de los viejos y hasta la felicidad asegurada. ( Pedro Narváez- la Razon )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*