El tocomocho de Tsipras

merkeel

El refranero español es pródigo en sentencias que describen la desgracia del perjudicado frente a su agresor, y eso es así porque en la vida ” el que más chifla es capador” , ” el cornudo acaba siendo apaleado” y el que exige pan gratis, deja que le llamen tonto para continuar aprovechándose de su fiador.

En la vida hay varias formas de ir de chulo, y el primer ministro griego ha elelegido prescindir de la corbata para diferenciarse de sus acreedores, a los que está toreando con más habilidad y arrojo que José Tomás.

Alexis Tsipras está haciendo lo que se esperaba de él, y la prueba está en que en el referéndum de la pasada semana, en el que propuso un NO a las condiciones de Europa para seguir prestándole dinero, obtuvo un apoyo popular muy superior al que le prestaron los griegos en las eleccíones de hace unos meses.

Lo que no les ha contado Tsipras a sus compatriotas es que, si pierde el pulso que le está echando a Europa, lo van a pasar muy mal y no levantaran cabeza como país en varias décadas. No es la primera vez en la historia que hay quienes se pasan de chulos y acaban lamentando su mala suerte.

Las instituciones europeas y los paises miembros saben que si aceptan que los dirigentes griegos no cumplan sus compromisos, acabarán siendo cornudos y apaleados que además ponen las sabanas.

De poco sirve argumentar a estas alturas que la culpa de sus desgracias la tienen los dirigentes tramposos que gobernaron Grecia, y tampoco vale de nada explicarle a los políticos de Syriza que ahora les corresponde a ellos resolver el problema y asumir la mala herencia recibida.

Lo único que deben comprender es que o se ponen de verdad a arreglar su economía o dejaran de estar en el euro, porque los que pagamos ese dinero que ellos no quieren devolver en amplios plazos, somos los ciudadanos no nuestros gobernantes.

El cambio de paradigma que propone Syryza y también Podemos es que vayamos todos a la quiebra,,porque como dijo hace años Carmen Calvo ” el dinero público no es de nadie” ( Diego Armario )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*