El vaso de plástico

forcadell

El soberanismo ha creído que hará la independencia desde la extrema izquierda, con leñadores, cantantes, humoristas y entrenadoras de baloncesto. El Parlamento de ayer parecía una parodia que La Falange hubiera querido perpetrar sobre los límites mentales de los independentistas. Constatar que era la realidad, y la realidad expresamente querida por sus protagonistas, da una idea del nivel del debate.

La elección de Carme Forcadell fue un insulto al soberanismo peor del que podría haber imaginado cualquier unionista. Se dice, por cierto, que no es una política y es mentira. Fue concejal del ayuntamiento de Sabadell con el alcalde Bustos, y formó parte entusiasta de su gobierno hasta el punto que cuando ERC decidió a volver a la oposición se aferró como una garrapata al cargo y sólo Dios sabe lo que nos costó desengancharla. Dándose cuenta de su oportunismo, y de su peligro, Esquerra se la quitó de encima y Forcadell acabó en la agitación callejera, como todos los que no saben comportarse en el «indoor» occidental y civilizado. El parlamento de este lunes no fue el inicio de nada sino el final de una época en que creímos que la vida era un regalo y no tendríamos jamás que pagar lo que se debe. El Parlament fue ayer un espejo de la mediocridad a la que siempre conducen los atajos, de la tristeza del tumulto, del vacío que inevitablemente resuena cuando el principal argumento no es el talento.

http://www.abc.es/opinion/abci-vaso-plastico-201510262121_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*