EMPATE/BLOQUEO

reymel

EMPATE/BLOQUEO

Ciudadanos ha ganado como partido las elecciones catalanas, pero los independentistas las ha ganado como bloque, lo que significa que podrán seguir gobernando Cataluña, con uno de sus líderes exilado en Bruselas y el otro en la cárcel. Con el añadido de que están personalmente enfrentados y que necesitarán el apoyo de la CUP, un partido claramente antisistema, ¿cómo van a gobernar? Se me responderá «como han gobernando hasta ahora, con más escaños, gracias a una ley electoral que premia las comarcas menos pobladas».

Pero lo que ha valido hasta ahora puede que ya no sirva. Desde que el nacionalismo se echó al monte en Cataluña, convirtiéndose claramente en secesionismo, un partido no independentista ha ganado unas elecciones. Algo que hay que tener en cuenta si no queremos ignorar uno de los principios más elementales de la democracia: que son los ciudadanos quienes eligen a sus gobernantes.

Pero los catalanes, con su voto fraccionado e incluso contradictorio, en vez de aclarar qué quieren, lo han complicado de tal forma que pueden llevar al bloqueo constitucional. ¿Va a seguir el bloque secesionista persiguiendo una República independiente como hasta ahora, de forma unilateral, saltándose todas las leyes españolas y catalanas o van, en adelante, a cumplirlas? Porque no olvidemos que éstas han sido elecciones autonómicas, no un referéndum sobre la independencia de Cataluña, que sólo puede ser convocado por el gobierno de la nación, aprobado por sus cámaras y refrendado por sus más altos tribunales.

Y si los vencedores de esta noche se empeñan en seguir su «hoja de ruta», ya saben a lo que se esperan: la cárcel o el exilio. Pues el 155 sigue vigente. En ese sentido, estas elecciones ha sido la de los perdedores, empezando por el ganador: ¿de qué le sirve a Ciudadanos haberlas ganado si no puede gobernar? Y ¿de qué les sirve a Puigdemont y Junqueras poder gobernar si no pueden alcanzar sus objetivos? Si esto ocurre a los en cabeza, no les digo nada a los de la cola, empezando por el PP, que ha visto cómo el frenazo que dio al independentismo fue aprovechado por el rival dentro de su bloque, sin tener siquiera el consuelo de que pudiera alzarse con la victoria, y terminando por los «comunes», que han visto reducido su papel de bisagra que tenían.

Todo ellos tendrán que hacer esta noche y los días que siguen examen de conciencia para averiguar qué han hecho mal y ver cómo lo corrigen. Pero Rajoy ni siquiera tendrá tiempo de ello porque mañana tendrá que gobernar. Que seguir gobernando, mejor dicho, pues si en Cataluña ha ganado un partido no independentista ha sido gracia a su decisión de invocar el artículo 155 que segó de cuajo un golpe de Estado en el Parlament catalán. Ese es la hoja de ruta: la que marca la ley y la Constitución. No hay otra si queremos que en Cataluña y España haya democracia.

José María Carracal ( ABC )

viñeta de Linda Galmor