Entre el miedo y la necesidad

miedoy

Entre el miedo y la necesidad

Mas y Junqueras son las dos caras del soberanismo, y su resumen; sus caracteres son antagonistas y se complementan, pero no a través de sus virtudes sino por sus defectos, que han acabado diamantando las ya de por sí modestas posibilidades del proceso independentista.

Mas es el cínico, el que no tiene escrúpulos, el que se sonroja más cuando dice la verdad que cuando miente, el que no tiene ningún otro principio, ni objetivo, ni ética, ni moral que ser y continuar siendo el presidente de la Generalitat. Mas es el que se supone que tiene que ser católico pero no cree en nada, ni tiene ninguna tensión espiritual, es incapaz de cualquier generosidad, y cada uno de sus movimientos responde a su matemática fría y calculada por mantenerse en su cargo.

Mas es urbano, de Barcelona, y todo en él es impostado, artificial. Estudió en la escuela Aula, que enseña los procedimientos y olvida las finalidades, una escuela obsesionada en los mecanismos y que reduce el talento y la sensibilidad a una mera cuestión contable, y cuantificable. Por ello Mas no es solo un político deformado, sino un hombre contrahecho. Tiene más orgullo que intuición de cómo proyectarlo para que sea fértil. De cuando le traté, recuerdo que presumía de escribirse él mismo los discursos, pero sin preguntarse si eran realmente buenos; o que se crecía cuando salía a dar mítines con fiebre, y los alargaba para demostrar aguante, aunque tres horas de chapa no sirvieran para nada y aburrieran al más abnegado entusiasta.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*