EL ESCANDALOSO FAVORITISMO DE ADA COLAU

colauñ

EL ESCANDALOSO FAVORITISMO DE ADA COLAU

ADA COLAU está utilizando el dinero de los barceloneses para pagar las nóminas de los dirigentes de las ONG para las que ella misma trabajó antes de llegar a la alcaldía. Un acto de sectarismo intolerable en un cargo institucional, que debería estar al servicio de toda la ciudadanía y no sólo de aquellos que le votaron. Tal y como publicamos hoy, el interventor del Ayuntamiento de Barcelona ha elaborado un informe en el que advierte que no está «justificado» el procedimiento discrecional por el que Colau está adjudicando subvenciones a colectivos afines a la ideología de Barcelona en Comú.

En primer lugar, porque estas subvenciones, que se vienen repitiendo desde hace años, no son de carácter excepcional y por tanto no pueden otorgarse a dedo. Además, deberían “figurar de forma nominativa en el presupuesto de la corporación”, no quedar ocultas en la maraña de subvenciones que cada año otorga el consistorio.

Pero en segundo lugar, el interventor llama la atención sobre la naturaleza de los proyectos para los que se concede el dinero y desvela que el 73% del mismo va dirigido a pagar al personal del Observatorio DESC o la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. La misma Colau, cuando lideraba esta última organización, percibía casi 2.000 euros al mes procedentes de las mismas ayudas municipales.

El informe recuerda que en estos casos se debería hacer un contrato, no otorgar una subvención, pero dado el montante de la misma (336.000 euros) tendría que hacerse por concurso público. Es obvio que la artimaña utilizada por Colau va destinada a asegurar que sean estas ONG y no otras las que reciban el dinero y que sus ex compañeros sigan cobrando un sueldo con cargo al erario, un ejemplo más del concepto patrimonial que el populismo tiene de las instituciones democráticas.

El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*