ESE LUGAR DONDE NACIMOS

lugarñ

ESE LUGAR DONDE NACIMOS

Existen muchos motivos para sentirse orgulloso de ese trozo de tierra donde el mundo se llama España. De igual manera, cuesta entender la inoculación en el cuerpo social español del autoodio: probablemente, la forma más tonta de odiar, si es que cabe inteligencia en esa pasión irracional. Detestar tus raíces, tu familia, tu origen, tu historia, tu lengua… no deja de ser una patología que encierra un atormentado secreto interior de difícil compresión. Es como estar ya en el crepúsculo de la existencia personal, además de reconocer la superioridad de todo aquello que supuestamente se aborrece.

Hoy es el día de la Hispanidad, y ha aparecido como setas en otoño una turba incendiada que quiere ir contra todo lo que representan la idea y el pasado común de los españoles. Es cierto que son una minoría, pero la falta de liderazgos claros y de defensas sin complejos, amplificada por una oferta de medios de comunicación instalados en la más absoluta de las confusiones, nos lleva a esta lamentable deriva por la cual se fomenta odiar el lugar donde uno nació. La mayor de las ingratitudes.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*