Estados Unidos vota hoy bajo la amenaza del populismo

eleccionesm

Estados Unidos vota hoy bajo la amenaza del populismo

Creo que todos estaremos de acuerdo en que ha sido una larga campaña», dice Hillary Clinton con la mirada fija en el televidente, en un escorzo presidencial al que sólo le faltan las banderas que adornan el Despacho Oval, «pero mañana elegiremos a nuestro nuevo presidente, así que aquí van unas cuantas cosas en las que espero que piensen. Primero, no es mi nombre y el de mi oponente, es la clase de país que queremos para nuestros hijos y nietos. ¿Una América oscura y dividida o esperanzada e incluyente?».

El anuncio electoral, de dos minutos, fue concebido para proyectarse en el intermedio de «The Voice» y «Kevin can wait». Penúltima munición electoral para una Hillary que aventaja a Donald Trump por entre tres y seis puntos, según las encuestas de Bloomberg, Fox, CBS y NBC. Una distancia lo suficientemente pequeña como para que nadie descarte un desenlace como el de Florida en 2000, cuando la Casa Blanca se decidió por apenas 500 votos. La candidata demócrata cuenta con el apoyo hispano, que parece haberse movilizado en cifras récord; los afroamericanos, que no muestran el entusiasmo de los días de Obama, las mujeres y los jóvenes.

Pero Hillary no ha sido capaz de convencer a los varones blancos de clase trabajadora, de los que un porcentaje bastante significativo sí votó por Obama en 2012, con lo que peligra la tradicional mayoría demócrata en estados decisivos como Michigan. En general, su voto es urbano, frente al gran caladero republicano del campo y los suburbios. ¿Y los varones blancos con estudios superiores? Tradicionalmente republicanos, podrían haber cambiado el sentido de su voto, repelidos por la pulsión antiintelectual que proyecta el magnate, pero nadie se atreve a asegurarlo.

Trump afrontaba las últimas horas con la agenda al borde del colapso. El lunes volaba de Scranton (Pensilvania) a Grand Rapids (Michigan) para ofrecer mítines en dos territorios clave. «Es nuestra última oportunidad para drenar el pantano», repetía haciendo bueno el lema con el que subraya una de las claves de su relato, esto es, la idea de un Washington corrupto, el pantano que sólo él, el «outsider», puede limpiar. Un clásico del populismo, nosotros contra la casta, que Trump ha aliñado con todos los ingredientes típicos del buen demagogo.

Julio Valdeón ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*