Fin de la farsa…cae el telón

pelotapo

Fin de la farsa….cae el telón.

Sea cual fuere el desenlace del espectáculo montado por el candidato a la investidura, el telón está a punto de caer. La farsa habrá concluido. Un pretendiente sin posibles echó su cuarto a espadas sin otro provecho que revelar la escasa relevancia que se oculta tras una desmedida ambición. Si fuera coherente aprovecharía el fin de semana para devolver el bastón de mando de su partido.

Precedentes tiene sobrados, cercanos y con menores deméritos a las espaldas. Pérez Rubalcaba lo hizo tras perder las Europeas del 2014. Fue la dimisión que abrió las puertas al sucesor que ha dilapidado 1,5 millones de votos en las Generales del pasado diciembre, 20 escaños y quedó a 1,3 millones de quien las ganó. La lista que encabezaba en Madrid ocupó el cuarto y último lugar para la atribución de concejales. Una serie imbatible de records.

Albert Rivera vio cómo las circunstancias podrían acortar drásticamente el período de maduración de su gran sueño: conducir una nueva transición. Para ello hizo de Ávila su Meca particular. Comenzó por Guisando, para recoger el Premio Gredos que compartió con un futbolista y un carnicero locales; la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos salió por vez primera de Cataluña para celebrar en el parador abulense en noviembre, y en diciembre allí dio uno de los dos exclusivos mítines que programó en Castilla-León. Auparse sobre el recuerdo de Adolfo Suárez no le bastó para conseguir el diputado abulense que pretendía.

Y la farsa concluye a golpes de insultos y descalificaciones para volar los puentes de entendimiento de que tanto presumieron pero en los que nunca creyeron. Estaban apostando a que en unas elecciones próximas el electorado premiará a quienes durante todo un mes aparentaron ante las cámaras esforzarse hasta la extenuación en el tendido de los puentes precisos para alcanzar el paraíso del cambio de progreso; con todos, pero sin todos; ni por la izquierda ni por la derecha; hacia adelante o para atrás, ¿cambio o recambio?

La caída del telón puede devolvernos la realidad. Es lo que ocurre cuando acabada la función actores y espectadores salen del teatro a la calle.

Federico Ysar ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*