FLANCOS DE LA JUSTICIA

justicia-ciega

FLANCOS DE LA JUSTICIA

Por más que se repita, no me acostumbro a que el confusionismo sea una de las consecuencias habituales de la acción de la Justicia. Es corriente que en demasiadas ocasiones no se diferencie a los malos de los que no lo son; que se entremezcle a los investigados con los que no lo están, calumnia que algo queda; que se produzca precipitación sin pensar en el daño causado a los que la padecen; que el delito de la vulneración del secreto del sumario sea moneda común en las instrucciones judiciales.

Viene esto a cuento por lo ocurrido en el último «affaire» de corrupción, la «operación Lezo» en la que hemos comprobado cómo se pueden agrupar todas esas circunstancias, perfectamente evitables si se meditara acerca de los efectos devastadores, individuales, profesionales y sociales

Iñaki Zaragüeta ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*