Gastar lo que no tenemos

gastosk

Gastar lo que no tenemos.

Gastar más dinero público no es progresista, por muchas vueltas que los nuevos adalides del despilfarro autonómico le den al asunto. Ya estamos otra vez en clave festejo. Nos habían advertido, justo en el arranque de la última crisis, que la fiesta terminó. No han pasado ni unos meses de esos gobiernos “a la valenciana”, y ya nos sacan los colores por gastar lo que no tenemos. Imagínense reproducir semejante comportamiento en el Gobierno central, que es la idea que acarician Pedro y Pablo. Todavía no nos hemos recuperado del último susto –cuando estuvimos a punto de quebrar– y ya estamos derrochando.

Si ese dinero estuviese orientado a la economía productiva, aún podríamos entenderlo, pero resulta que no. Estamos en el gasto ideológico. En la más pura esterilidad. Cuando un político ahorra dinero público y se muestra austero y riguroso, lo que está haciendo es fortalecer las finanzas de su país y mejorar la economía de las familias. La severidad en las cuentas públicas, y la experiencia lo demuestra sobradamente, es la mejor receta para hacer viable el Estado del bienestar.

ABC El Astrolabio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*