IMPLOSIÓN

batasar

IMPLOSIÓN.

El abandonado Baltasar Garzón ha implosionado. Se ha roto hacia dentro con pretensión de estruendo. Apenas ha sonado un pitido. Según la RAE, en su segunda acepción, la implosión es un fenómeno cósmico que consiste en la disminución brusca del tamaño de un astro. Garzón ha experimentado esa brusca disminución. No está.

Desde que, por unanimidad de los componentes de la Sala del Tribunal Supremo, fue inhabilitado por prevaricación, definiéndolo en la sentencia como «arbitrario», «totalitario» y «laminador», su predisposición a la caída en el vacío ha sido determinante. Para colmo, ha perdido sus canonjías americanas, y sus conferencias se contratan a la baja. No es lo más grave. Ha dejado de interesar a los interesados, y no lo convidan ni a cazar en las monterías de Córdoba y Jaén…

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*