Indiferencia ante el éscandalo

escandalok

Indiferencia ante el escándalo

Lo peor del momento actual es que ya no nos escandalizamos por nada. En Andalucía, una de las regiones con más desempleo de Europa, se desviaron fondos de los cursos de formación para parados a los fines más dispares y disparatados. No pasa nada. Los Pujol siguen en la calle con una fortuna amasada a la sombra de la Generalitat. Ya no sorprende ni indigna, parece que ni la presunción de delito les acecha.

Son solo dos casos, pero sirven para calibrar el grado de narcotización de la sociedad, que sólo sobreactúa cuando el fraude es amplificado por ciertos altavoces mediáticos, pero nunca reflexiona sobre el calado de determinadas estafas. El desvío multimillonario de los ERE de Andalucía y de las partidas para capacitación laboral en esa comunidad sigue siendo el mayor caso de corrupción de la historia reciente de España. ¿Qué otra inmoralidad hace falta para que reaccione la opinión pública? La indiferencia ante el delito nos termina haciendo indolentes en casi todos los órdenes de la vida.

El Astrilabio ( ABC )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*