¿ Ingenuos, tontos o gente que no es de fiar ?

ingenuos

¿ Ingenuos, tontos o gente que no es de fiar ?

En política se puede ser cualquier cosa menos ingenuo, y la vida nos enseña que si uno dialoga con quien quiere robarte la cartera y abusar de tu familia y no hace nada para defenderse, lo único que conseguirá es darle bazas al agresor y convertirse en su víctima.

Los que piden más diálogo con los secesionistas catalanes que están dando un golpe de Estado en España, han transitado el camino que separa a la gente bienintencionada de la gente ingénua.

A esos políticos – estoy hablando de Pablo Iglesias – que tras entrevistarse con Rajoy insisten en que para resolver el problema hay que convocar un referéndum vinculante porque si lo pierden los indelendentistas ” dejarán de joder con la pelota”, no sé si llamarles ingénuos, mal informados o simplemente ignorantes, por no emplear otro término más castizo que podría ofenderles.

Parecen desconocer que la naturaleza de la víbora es morder a su víctima, la del ladrón es llevarse lo que no es suyo y la del tanto es creerse que puede resolver las amenazas que recibe haciendo una reunión de vecinos.

En Cataluña, entre sus políticos,existe la tendencia a asociarse para delinquir, y ya hemos visto que no les basta con robar, sino que para seguir abusando de sus víctimas, necesitan exteder su organizacion mafiosa a todas las estructuras de su actual Comunidad Autónoma.

No pueden soportar que la policía investigue sus cuentas ni que los jueces les llamen a declarar, y por eso necesitan la independencia para convertir a su territorio en una gran cloaca al margen de la ley.

Por eso me sorprende sobremanera que Iglesias insista en su propuesta y llame inmovilista al resto de los partidos políticos que han decidido actuar conjuntamente contra los que se chotean de la Constitución.

¿ En qué consiste el diálogo con los secesionistas catalanes que propone Pablo Iglesias ? Por más que insiste en proponerlo no lo explica suficientemente bien porque los independentistas no están dispuestos a aceptar otra cosa que no sea irse de España.

De hecho las recientes elecciones autonómicas celebradas en Cataluña fueron calificadas de plebiscitarias por los convocantes, y en las urnas hubo más votos de los que querían seguir siendo catalanes y españoles que los de Juntos por el Sí, pero ellos no han respetado el resultado.

Yo no me fiaba antes de Pablo Iglesias y los dirigentes de Podemos, pero ahora mucho menos, porque, en el momento más grave de España, se ponen de perfil, llaman inmovilistas a los que quieren cumplir la ley y piden ingenuamente una nueva oportunidad para los ladrones de carteras y de ilusiones.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*