Ir ” pá ná “

lacalle

Ir…” pá ná ”

Un periódico, nada menos que El Pais, parece decidido a obligar al presidente a que vaya a la guerra o por lo menos lo diga. La ultraizquierda por su parte, añorando a Aznar, se lanza a una manifestación de NO a la guerra y no se sabe si porque no tienen otra pancarta o porque no tienen otra manera de hacer campaña. Porque el ejército español anda por ahí, en conflictos desde hace muchos años, en Afganistán, en Líbano, en Mali o en Centroáfrica, que por si no lo saben en estos dos lugares también tenemos tropas. Afganistán, donde más soldados hemos enviado, durante más tiempo y más muertos nos han costado parece que no importa y los demás menos. Como se supone que esa era una guerra de ZP pues no toca manifa. Pero si es Irak, pues eso pone. Como en los viejos tiempos.

La cosa no deja de ser kafkiana. En fondos y en formas. En fondos porque si a la postre se produce una intervención aliada, bajo paraguas ONU contra la teocracia criminal del DAES España intervendrá la cuestión será difícilmente rechazable a no ser que como parece pensar Carmena, la infeliz alcaldesa de Madrid según confesión propia, y sus congéneres ideológicos la respuesta a quien viene a degollarnos es darle argumentos de que tiene ciertas razones para hacerlo. Pero eso será cuando toque y por ahora no estamos ahí. Todavía, aunque nuestro ministro de Exteriores, otra vez, mas que portavoz, voceras, de tres cuartos al pregonero y la lie parda. En las formas porque el sinsentido de la manifestación es tan evidente que parece cosa de Jose Mota pero al reves, ir “pa na” pero como hay que ir por antojera ideologica, pues se va.

El Presidente Rajoy está actuando, en este sentido, de manera impecable. Cuando toque tomar decisiones, las tomará pero informando a la oposición y pasando por el parlamento. Pues bien. Como estamos en campaña todos parecen pretender que haga cualquier otra cosa. Para criticarle por ella y por la contraria. O por la que sea y decir que hace electoralismo con ello. Unos le exigen que se ponga en plan siete machos y que se vista de vaquero en vez de buscar unidad, trabajar, prevenir y estar a la expectativa de lo que se le demande y convocar el pacto antiyijadista, al que se ha sumado Ciudadanos y ante el que hace el dengue Podemos (voy a ver, pero no estoy y convoco manifestación al mismo tiempo) que uno ya no sabe si la coleta va o viene, pero eso si, siempre en la foto.

Es difícil entender a España y aún más complicado a los políticos cuando además hay elecciones tan cerca. Estamos alcanzando el grado máximo de saturación de palabrería. Tanto es así que empiezo a pensar y con lo que queda por delante que en esta campaña las “bajas” más importantes van a ser por incontinencia verbal y que algunos están empezando a oler a socarrina televisiva. Vamos que el peligroso “virus Carmona” está al acecho y que sus efectos son repentinos y letales.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*