JUICIO HISTÓRICO AL SOCIALISMO

chavesygriñan

JUICIO HISTÓRICO AL SOCIALISMO

Después de una larga instrucción que se ha prolongado durante casi siete años, esta semana arranca, por fin, el juicio de la que se conoce como pieza política del caso de los ERE en Andalucía. Un total de 22 ex altos cargos, entre ellos dos ex presidentes de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, seis ex consejeros de sus gobiernos y una ex ministra del zapaterismoMagdalena Álvarez, responderán ante la Justicia por su responsabilidad política en uno de los mayores casos de corrupción de la historia de nuestro país.

Ninguno de los políticos que se sentarán en el banquillo en esta primera fase del macrojuicio está acusado de apropiarse de un solo euro del erario público, pero deben responder por la red que permitió, por ejemplo, a Chaves permanecer 19 años en el poder. Los acusados se enfrentan a penas de hasta ocho años de cárcel y 30 de inhabilitación por delitos de prevaricación, malversación y asociación ilícita.Este juicio hará historia tanto por la magnitud de sus cifras, como por lo que se va a juzgar: el caciquismo democrático que aún sobrevive en Andalucía. Una forma de hacer política basada en tejer una gran red clientelar sin la que sería difícil explicar los casi 40 años de socialismo en la Junta sin alternancia política.

Las cifras que saldrán en la vista oral que arranca este miércoles con las sesiones preliminares van a dejar pequeños otros escándalos de corrupción que han supuesto un duro shock para la sociedad española. El fondo de reptiles que supuestamente se diseñó para financiar la Agencia Idea permitió desviar al menos 850 millones de euros (741 millones, según la Fiscalía). Un dinero público que se utilizó con total opacidad y discrecionalidad para prejubilar a 6.500 trabajadores, lucrando a amigos de la Junta, y que nunca llegó a los afectados por despidos masivos de empresas con verdaderos problemas entre los años 2000 y 2010.

El número de imputados -cerca de 300- también ayuda a entender el alcance de esta causa que ha sido separada en multitud de procedimientos, lo que prolongará el proceso judicial de manera indeterminada. De momento, se espera que el juicio por esta primera causa concluya en primavera. Esto significa que su sentencia podría llegar antes de las próximas elecciones autonómicas en Andalucía en las que Susana Díaz, heredera política de algunos de los juzgados, aspira a revalidar su Gobierno.

Es oportuno recordar que con este juicio, EL MUNDO vuelve a demostrar el papel trascendental que juega el periodismo contra la corrupción. Fue este diario el que adelantó cómo la Junta había estado pagando prejubilaciones ilegales durante casi una década, una información que sirvió de base para que la juez Mercedes Alaya incoara diligencias.

Pese a la gravedad de los hechos que se van a juzgar, esta vista demuestra lafortaleza de nuestro Estado de derecho en el que la Justicia actúa a todos los niveles.

El Mundo