KICHI Y SUS MULOS

borricosk

KICHI Y SUS MULOS

La última iniciativa de los ayuntamientos del cambio contra una tradición religiosa ha colmado la paciencia del locutor de COPE que ha estallado tildando al edil morado de “gilipollas”.

No es la primera vez que los Ayuntamientos del cambio de Podemos amenazan con cargarse alguna tradición religiosa levantando ampollas entre sus ciudadanos. Y el de Cádiz de José María González Kichi es reincidente en este tipo de lides. La última del alcalde morado es que le niega la participación en la celebración de la Procesión Magna Mariana a la Hermandad del Rocío de Cádiz si no prescinde de los mulos que tradicionalmente han tirado de la carreta de su simpecado.

Kichi no quiere dejar salir a la Hermandad el 24 de junio portando el simpecado con los mulos como lo ha hecho siempre en el evento que se celebrará con motivo del 150 aniversario de la proclamación de la Virgen de Loreto como patrona de la ciudad. El problema es que hay una ordenanza que entró en vigor en abril que prohíbe la participación del Ayuntamiento en espectáculos con animales y el Consejo de Hermandades no puede sacar adelante este evento sin la participación del Ayuntamiento. Conclusión: los perjudicados serían los rocieros.

La situación he generado un gran malestar entre un amplio sector de los gaditanos y el cabreo absoluto de Carlos Herrera, que explotó en los micrófonos de COPE contra Kichi y sus congéneres por provocar este tipo de situaciones absurdas que la oposición del Ayuntamiento gaditano cree que tienen una explicación muy sencilla: fobia a las cofradías y a las hermandades y a todo lo que huela a religioso.

Herrera fue mucho más mundano a la hora de describir la situación: “Es de un grado de gilipollez, de un grado de imbecilidad política tan grande el poner en marcha situaciones como esta. El locutor de COPE recordó indignado que “un simpecado ha ido tirado por mulos toda la vida, otros van tirados por bueyes” y que el hecho de que “no pueda salir en una Magna porque va tirada por dos mulos, se supone que es la teórica satanización del mulo, que solo faltaría sodomizarles”. Visiblemente enojado sentenció que esto no hace sino plasmar claramente que “esto ya habla de la imbecilidad política, que ha llegado a los límites a los que ha llegado”.

Esdiario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*