LA AUTOPÍA DE LA NORMALIDAD

utopia (1)

LA AUTOPÍA DE LA NORMALIDAD

Todos los pueblos necesitan una utopía, un valor límite al que tender, aunque roce lo imposible. Es esa propensión hacia lo utópico la que los ha hecho progresar. El drama viene cuando estas mismas sociedades pueden llegar a comprobar su involución. Es el caso de Venezuela, país hermano y tan querido por España. Un paraíso bendecido desde su creación con todo tipo de bienes naturales. Su historia, sin embargo, está atravesada por el empeño de los hombres en malbaratar su fortuna inicial.

Una de las mayores potencias petroleras del mundo vive probablemente uno de sus peores momentos. Cuesta mantenerse mudo y neutral ante semejante deterioro. Maduro debería plantearse en serio dar una solución a sus compatriotas. Un entendimiento civilizado, que permita recuperar las cuotas de normalidad del pasado. Esa es ahora la mayor ambición, casi utópica, de los venezolanos. Poca cosa y, sin embargo, una empresa de compleja gestión. Venezuela es hoy el mejor ejemplo de que todo puede ir a peor.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*