LA DEMOCRACIA EN AMÉRICA

dmocracyUSA

LA DEMOCRACIA EN AMÉRICA

Desde que Alexis de Tocqueville presentó al resto del mundo el modelo democrático norteamericano, nada se ha hecho por perfeccionarlo. Es posible que sea susceptible de mejora, pero, con todo, sigue siendo el espejo en el que mirarnos. Ese lugar en el que un «outsider» como Trump puede llegar hasta el final. El mismo sistema que se vuelve especialmente exigente con Hillary Clinton. Sea cual sea el resultado, aquella niña de Chicago de extracción humilde, que estudió en Yale y que fue la verdadera artífice del éxito de su marido, ha tenido que superar más pruebas que ningún otro candidato.

En realidad, ¿qué buscan los estadounidenses? ¿Una madre que lo arregle todo, una hermana mayor de estricta disciplina o una encantadora figura del «show business»? A la demócrata le ocurre como a no pocas europeas y españolas, que estando especialmente bien formadas no tienen empatía. La única duda es si lo importante para gobernar es empatizar o tomar decisiones inteligentes para el conjunto de los ciudadanos. La democracia en América ya tiene una nueva grieta sobre la que trabajar: pueden más la tele y Twitter que las cabezas bien amuebladas.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*