La duda de Pedro Sánchez

duda5

La duda de Pedro Sánchez.

Dudar en algún momento de la vida es síntoma de inteligencia. En la duda, como método, se encuentra la búsqueda de las explicaciones. Al lado de los dilemas, habita la pregunta. Sano ejercicio el de interrogarse a uno mismo. Por eso me planteo si Pedro Sánchez se habrá cuestionado alguna vez o habrá tratado de averiguar la causa por la que el PSOE pasó de los 110 escaños de Rubalcaba en 2011 a sus 90 diputados en 2015.

¿Alguna reflexión, alguna autocrítica, alguna conclusión? Si entonces encontró respuesta, también ahora podría tratar de hallar la razón por la que el 26 de junio su cosecha en votos y parlamentarios fue todavía menor que en diciembre: cinco escaños menos en seis meses. Si lograra contestarse con honestidad, dejaría que su país, España, fuese gobernado por el partido que más apoyos obtuvo y cesar en esa actitud infantil de aferrarse a una legitimidad democrática de la que ahora mismo carece.

La obstinación solo es buena para causas nobles, y se llama perseverancia. Cuando uno se empeña en el error, la obstinación se convierte en contumacia.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*