La extraña comuna

corriente

La extraña comuna.

La disyuntiva de Sánchez seguirá abierta tras su cita de hoy con Rajoy. Suavizará las formas, pero su “no” al PP será exactamente igual de contundente. No parecerá tan despreciativo, pero será sólido… a no ser que Rajoy aceptase investir al líder socialista como presidente. Y eso está descartado. Por tanto, Sánchez sigue preso en manos de Pablo Iglesias. Pero en Podemos, todo evoluciona de forma extraña, con muchas sombras y demasiado rápido. Paradójicamente, las dudas de Iglesias, las fracturas internas y la crisis de liderazgo en las marcas de Podemos en media España están reforzando la figura de Sánchez frente a la extrema izquierda. Las encuestas aún no lo prevén. Pero lo harán.

Iglesias tendrá que decidirse en breve. O bien contenta a quienes desean nuevas elecciones para hundir al PSOE definitivamente, o bien acapara Ministerios a capricho aun a riesgo de que sus bases lo identifiquen plenamente con la “casta”. Todo ello, mientras Sánchez crece. La novedad es que parece tener garantizada su cabeza de cartel en el caso de nuevos comicios. Leer entre líneas a Felipe González y a Susana Díaz así lo sugiere. Además, Iglesias no da síntomas de garantizar la unidad de criterio de su partido, y sí de ser rehén de una consulta independentista impuesta por su marca catalana, y que el propio PSOE ha vetado negociar a Sánchez. No hay nada cerrado. El puzzle sigue sin cuadrar.

Manuel Marín ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*