LA HORA DE PAGAR

cerditosx

LA HORA DE PAGAR

Todo llega y la hora de pagar no iba a ser menos. Pero sorprende que se esté haciendo una colecta entre todos -piden diez euros a cada uno- para pagar la multa que se les impuso a unos delincuentes.

El caso es que uno de ellos, Mas, cobra un pastón del Estado y no se entiende que lo siga percibiendo. Y podría pagar perfectamente la multa, hay que tener la cara forrada de vaqueta para pedir que se la pague la gente de la calle. La multa no se la han puesto a él solo, sino que también otras personas en la misma situación -también son delincuentes- y se presume que los tendrán que embargar a todos, quizá desahuciar a alguno. La ley es para todos.

Pero a éstos pronto se les unirán otros que adquirirán, oficialmente, la categoría de delincuentes y es de esperar que no solo se les imponga una multa, sino que además dejen de percibir para siempre cualquier tipo de emolumento del Estado.

Pardomonte lo sabe que le queda muy poco de estar en el convento, y si no lo sabía se lo dijo Arrimadas, a la que, por cierto, algunos progres quieren culparla de algo imposible. En este mundo vivimos y con estos bueyes hemos de arar.

A Puigdemont le queda muy poco de estar en el convento y por eso trata de forma desesperada de enardecer al personal, porque piensa que si hubiera un muerto tendría alguna posibilidad. Claro que quiere que el muerto sea otro y no él, espera que algún fanático, al modo del terrorismo islámico se inmole por la causa. Lo que ocurre es que a éstos les espera un paraíso en la otra vida, o eso les han dicho.

Puigdemont les puede prometer que les saldrá una melena como la suya. De más gordas las ha prometido y le creen.
Sin embargo, esos fanáticos se encuentran ahora con que antes de ir al otro mundo han de pasar por caja a pagar. Algunos ya han dicho que si hay que pagar no juegan.

Periodista Digital

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*