La Iglesia y el pacto escolar

monjask

La Iglesia y el pacto social

La Revolución francesa fue una matanza inmisericorde. Y a la vez propició la superación del Antiguo Régimen. Encontrar el equilibrio entre ambas descripciones justas es la tarea del profesor, pero no habrá dos maestros que narren la revolución de 1789 de idéntica manera. Es una placer que el factor humano, que subrayaba Graham Greene, determine la educación escolar.

No debemos ver la pluralidad como un problema, sino como un enriquecimiento. Quienes pretenden hacer de la escuela un espacio cultural «neutral» probablemente saben de una clase tan poco como el censor sabía de la libertad de prensa. Por razones filosóficas, la escuela plantea siempre las grandes preguntas de la vida y no hay maestro neutral frente a ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*