“La irresponsabilidad de este sujeto hará que volvamos a las urnas”

toca

Carlos Herrera, a cuchillo contra Pedro Sánchez: “La irresponsabilidad de este sujeto hará que volvamos a las urnas”

Despertamos ayer con la consideración en los medios que hacían muchos analistas del encuentro entre Iglesias y Sánchez. Varios constataban el canto del cisne de una legislatura que nunca llegó a nacer, con lo que nos invitaban a repasar las agendas con vistas al último fin de semana de junio y a la ineludible convocatoria electoral que de forma automática se publicará en el BOE a primeros de mayo y que resulta más que probable. La reunión «cool» de los líderes de la izquierda radical, por una parte, y la socialdemocracia fascinada por la izquierda radical, por otra, dejó las cosas como estaban: los comunistoides no quieren saber nada de los liberaloides, y viceversa.

El supuesto socialdemócrata no se da por enterado y sigue creyendo en los Reyes Magos y pensando que se puede producir el Advenimiento de su Gobierno gracias a su indudable atractivo político, lo cual no hace sino engordar la melancolía anunciada de su fracaso: ya quedó dicho en estas páginas de ABC cuando se le recordó que sólo tiene 90 escaños y con eso poco se puede hacer. Ese fin de semana de junio iremos a votar, con todo lo que ello comporta, por una sola razón: el sectarismo feroz de un secretario general socialista que ha desechado cualquier acceso a la grandeza negándose a una gran coalición con su principal adversario político, el Partido Popular.

Ha preferido entregarse al canto de sirena de la izquierda radical, extrema, arcaica y absurda, antes que ceder a la evidencia de que el país, este solejar medio arruinado que podría acabar de despertar mediante un gobierno de amplia base, necesita un acuerdo de reformas prudentes pero valientes y un programa consensuado de gobierno que le proporcione la imprescindible estabilidad para desafiar este presente impertinente y cabronzuelo.

La irresponsabilidad histórica del sujeto que ayer paseaba con las manos en los bolsillos por la Carrera de San Jerónimo hará que volvamos a decir qué queremos los españoles ante una urna, cuando debería ser suficiente lo que hicimos el pasado diciembre. El auténtico gobierno del cambio, en esta España nuestra, es el gobierno que pudieran formar partidos constitucionalistas con vocación reformista. No alianzas de iluminados. Pero no hay esperanza alguna. Revisen sus agendas.

Carlos Herrera ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*