La larga mano de Fidel

chisme

La larga mano de Fidel.

La larga mano de Fidel averiaba la impresora o dejaba una chocolatina atascada en los hierros de la máquina. La disidencia cubana había sido derrotada. La revolución era solo un fantasma. Con la llegada de Obama a la isla descubrimos que el deshielo no era el wifi ni la leche, eran los Rolling.

La larga mano de Fidel había alcanzado al presidente de los Estados Unidos, dispuesto a impulsar el destino turístico de Maduro mientras las Damas de Blanco salían en volandas. Pasar página con la larga mano de Fidel no es pasar página, es lamerse la yema de los dedos. La política exterior exige a veces tocar fondo y seguir cavando. Obama se fue a Argentina a beber mate en plan Borges y Cortázar, y marcarse un tango.

Mirar al futuro era desclasificar documentos de la dictadura y chupar una pajita. Recuperar la confianza refrotarse un muslo. El presidente también era solo un fantasma.

Ricardo F. Colmenero ( El Mundo )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*